Las situaciones de exclusión y vulnerabilidad contadas por Manos Unidas, Cáritas y Natania

 

La Cátedra abierta Scholas Occurrentes de la UCV, conjuntamente con la Facultad de Teología San Vicente Ferrer de Valencia, ha celebrado la mesa redonda Exclusión y población vulnerable en la que han intervenido representantes de las organizaciones Cáritas, Manos Unidas y la Asociación Natania. El evento se enmarcaba en el Seminario Integración, diálogo y encuentro que se ha organizado durante dos jornadas en la propia institución teológica.

 

Carlos Novella, secretario académico de la Cátedra Scholas Occurrentes en la UCV, fue el encargado de presentar a los ponentes. La mesa redonda se desarrolló desde el trabajo a nivel mundial que desarrolla Manos Unidas, hasta los proyectos más locales que representan las acciones de Natania, pasando por la tarea de Cáritas a nivel de Comunidad Valenciana y en las propias cáritas parroquiales.

 

Mesa redonda sobre exclusión en la Facultad de Teología de  Valencia

 

Eladio Seco, presidente-delegado de Manos Unidas en Valencia, fue el primer en exponer lo que hace su organización. Manos Unidas trata de paliar el problema del hambre en más  de 60 países. Los datos que aportó Eladio Seco no pueden dejar indiferente a nadie: “en la actualidad unas 800 millones de personas pasan hambre en el mundo” Esa cifra superó los 1.000 millones en el año 2009 y afortunadamente se ha conseguido reducir el número en lo últimos años.

 

Manos Unidas trabaja en todo el planeta con la esperanza de integrar a las personas que padecen el grave problema de la “subalimentación”. Para la ONG “integración significa permitir y proporcionar medios para que las personas se  sientan bien y puedan vivir en la comunidad en la que se encuentran”. En este sentido, el ideal para Manos Unidas sería integrar a esas personas “en las comunidades de sus orígenes familiares”, aunque se hace en muchos casos “en la comunidad de adopción”.

 

Explicó el director  de Manos Unidas  en Valencia que se realizan “dos vías de trabajo especialmente. Primero hacemos campañas de sensibilización en toda España en la que exponemos que este problema se tiene que arreglar con la colaboración de todos los ciudadanos del mundo, especialmente los que vivimos en países ricos”. En segundo lugar, la ONG financia proyectos concretos de desarrollo y “responde a una necesidad planteada determinada en un país concreto”.

 

Con esta manera de trabajar Manos Unidas inició durante el 2015 unos 595 proyectos, la mayor parte de ellos en África y Asia. Y “ahora mismo”, comenta Seco, “son más de 1.200 los proyectos activos en el mundo financiados por Manos Unidos”.

De los nuevos, 219 proyectos son educativos, con más de 11 millones de euros de financiación. En total, son casi 3 millones de personas las que se benefician de los proyectos financiados por la organización, con una financiación total de cerca de 39 millones de euros.

 

Eladio Seco puso como ejemplo los diferentes proyectos que se realizan en países como Líbano, Laos o Haití. “Unos proyectos de desarrollo que están haciendo posible que la gente se integre en su entorno”, dice Seco.

 

Nuria Baeza, coordinadora del área de acción social de Cáritas en Valencia fue la segunda ponente de la mesa redonda. Sus datos también pusieron en alerta a los presentes en el salón de actos de la Facultad de Teología. En la Diócesis de Valencia, la tasa de pobreza y exclusión señalada por el indicador AROPE en 2015 era de 901.830 personas, lo que supone casi el 33% de la población. El umbral de la pobreza se sitúa en España en vivir con menos de 21 euros al día.

 

Indicadores de pobreza y exclusión en la Comunitat Valenciana

 

Baeza también señaló los factores principales de exclusión que ha observado Cáritas en la Comunidad Valenciana:

 

  • Personas extracomunitarias                         
  • Desempleadas de larga duración
  • Etnia gitana                                                     
  • Empleo irregular
  • Hogares monomarentales con menores a cargo        
  • Barrios marginales
  • Hogares con personas con discapacidad y con menores de 18 años

 

Comentó la coordinadora de acción social de Cáritas que “a lo largo de 2015 el número absoluto de personas atendidas en la red Cáritas de la Diócesis de Valencia fue de 30.106, lo que significa un descenso del 5,20% con respecto a 2014. Asimismo, la cifra total de personas beneficiadas desciende a 71.869, un 17 % menos que en 2014”. Este descenso coincide con el regreso de algunos extranjeros a sus países de origen y la pérdida de población que experimentó la Comunidad Valenciana durante el periodo.

 

Nuria Baeza también explicó que “estamos en los índices de pobreza infantil más altos de Europa”. Y peor todavía, afirmó que “la pobreza se hereda: atendemos a generaciones de familias que no consiguen salir adelante”. En este sentido, considera que “las asociaciones como Cáritas somos una especie de antenas que percibimos la vulneración de derechos, denunciamos esas situaciones y proponemos alternativas”.

 

Desde su punto de vista “es imprescindible una reforma del modelo socioeconómico” y además, el cambio que se propone desde Cáritas tiene que hablar de valores, que reconozcamos al otro como igual en una misma comunidad”. Esta afirmación encaja con la filosofía de la Cátedra abierta Scholas Occurrentes UCV.

 

La última presentación de la mesa redonda fue la de Carmen Aparisi, Hija de la Caridad de San Vicente de Paul y educadora social de la Asociación Natania que trabaja en dos proyectos: Rehoboth y Bajo Techo. El primero es un centro de acompañamiento para personas sin hogar, de baja exigencia y amplia acogida que abre los fines de semana. En 2016 atendieron a 986 personas, más de la mitad de las cuales no eran españolas.

 

Tratar de mejorar las condiciones de algunas de las personas que acudían a este centro de día originó la creación del segundo proyecto. En Bajo Techo se gestionan dos viviendas semi-tuteladas para personas sin hogar en proceso de reinserción social. Existe una de hombres y otra de mujeres en las que se ofrece un lugar con mayor estabilidad para esas personas y que así “puedan reconstruir proyectos de vida”. Actualmente viven 5 hombres y 3 mujeres.

 

Aparisi centró su exposición en la especial situación de exclusión y vulnerabilidad que viven las mujeres. Explicó que en la mayoría de mujeres que solicitan su ayuda “vemos reflejado el resultado de no haber tenido en la niñez una familia socialmente estructurada y estable, con la figura paterna y materna como principales cuidadores y educadores”. A juicio de Aparisi “han carecido de referencias y no han podido tener un desarrollo emocional, ni cognitivo adecuado”. Además, “el absentismo escolar ha sido una constante y el descuido y abandono en los momentos de desarrollo psicológico también”.

 

A continuación, trató de responder a dos preguntas. ¿Dónde están los márgenes? ¿Dónde empieza la exclusión? La experiencia acumulada durante los años de trabajo en los proyectos de Natania le hace responder así: “Los márgenes que delimitan la exclusión social los ponemos nosotros…las personas con cada una de nuestras decisiones y conductas…La exclusión la creamos nosotros.

Y destacó unas palabras del Papa Francisco en la exhortación apostólica Evangelii gaudium: “La alegría del evangelio es esa que nadie nos podrá quitar (cf. Jn 16,22) Los males de nuestro mundo -y los de la Iglesia- no deberían ser excusa para reducir nuestra entrega y nuestro fervor”. “Tendamos puentes a las personas más vulnerables” acabó diciendo Carmen Aparisi.

 

Mesa redonda con la participación de Manos Unidas, Cáritas y Natania

 

Tras un interesante debate con los asistentes, Gonzalo Albero, profesor de la Facultad de Teología San Vicente Ferrer y colaborador con la Cátedra abierta Scholas Occurrentes UCV cerró cerró la sesión de la mañana presentando las conclusiones finales de un Seminario muy productivo.

 

AQUÍ PUEDES DESCARGAR EL AUDIO COMPLETO DE LA MESA REDONDA SOBRE EXCLUSIÓN



Compartir en redes sociales:   

Galería de imágenes:
  Aviso legal   |   Diseño web: aitana.com    Compartir en redes sociales:   Compartir en Facebook